Torrelavega se suma al 25 de Noviembre con la lectura de un manifiesto

MANIFIESTO DEL CONSEJO DE LA MUJER DE TORRELAVEGA 25 DE NOVIEMBRE DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

 

 

Como cada año, el consejo de la Mujer de Torrrelavega nos reunimos para mostrar unidas nuestro rechazo a la violencia machista el 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia de Género y para recordar a todas aquellas mujeres que ya no están con nosotros, y denunciar a su vez todas aquellas torturas que sufrieron a lo largo de su vida a manos de las personas con las que convivían.

 

En España, según la última macroencuesta de violencia contra la mujer, 1 de cada 2 mujeres ha sufrido algún tipo de violencia por razón de género. Desde el 1 de enero de 2003 han sido asesinadas en España 1.237 mujeres. Este año 2023 está siendo especialmente grave con 52 mujeres asesinadas en nuestro país dejando 48 huérfanos y huérfanas. En el primer semestre del año se contabilizaron 94.554 denuncias por violencia de género. Desde su creación en 2007, el teléfono de atención a las víctimas de violencia machista, el 016, ha recibido más de 1 millón de llamadas, el 71,3% realizadas por las propias víctimas y un 24,5% por personas allegadas. Continuamos muriendo a manos de quien decían querernos. Continuamos muriendo por culpa del machismo.

 

 

Esta fecha es una nueva ocasión para reafirmar nuestro compromiso con la erradicación y prevención de la expresión máxima de las desigualdades que sufren las mujeres en el mundo. Según ONU Mujeres, el 30% de las mujeres de 15 años o más han sido víctimas de violencia física o sexual al menos una vez en la vida.

Hoy como siempre, queremos hablar en nombre de todas las mujeres que en el mundo no pueden hacerlo, privadas de voz y de derechos fundamentales como la libertad individual, continúan siendo mutiladas, vejadas y humilladas.

 

La violencia de género no es solo una violación de los derechos humanos, sino que constituye un serio obstáculo para el desarrollo de una democracia plena dado que la igualdad entre mujeres y hombres está en el corazón mismo de cualquier forma de sociedad libre; es condición indispensable para alcanzar comunidades igualitarias.

 

 

La violencia contra las mujeres, lejos de ser superficial o individualizable, forma parte de todo un sistema, el patriarcal, que hunde sus raíces en lo más profundo de nuestra historia y que a lo largo de siglos ha mantenido la desigualdad de las mujeres como forma de dominación, explotación y subordinación.

 

 

Actualmente 46.040 mujeres víctimas de violencia de género cuentan con medidas de protección policial bajo el sistema VioGén. La aprobación del Pacto de estado contra la violencia de género en diciembre de 2017 por parte de grupos parlamentarios, comunidades autónomas y entidades locales supuso un nuevo gran hito para la visibilidad de la violencia de género, así como para la movilización de recursos, acciones coordinadas y capacidades para hacerle frente.

 

Debe ser renovado y dotado de los recursos y capacidades necesarios para garantizar que todas las mujeres que viven en nuestro país están protegidas frente a todas las violencias y que, cuentan con el apoyo y empatía de las instituciones y de quienes están al frente de las mismas. Sólo una unión férrea entre las diferentes administraciones y la sociedad en su conjunto protegerá a las mujeres y sus familias.

 

Queremos rechazar hoy la trata de mujeres con fines de explotación sexual y condenar la prostitución, otra forma de violencia contra la mujer. Rechazamos que los cuerpos de las mujeres sigan siendo objeto de mercantilización y explotación en diferentes formas como la trata y la prostitución, la pornografía o los vientres de alquiler.

 

La violencia de género es la expresión última expresión del machismo, que atenta contra la mujer por el mero hecho de serlo y muchas veces escala silenciosamente hasta desencadenarse en su forma más cruel. Tenemos que luchar todos y todas contra ello porque todos y todas somos vulnerables, incluso los más pequeños sufren; los hijos e hijas de las víctimas. Comencemos cambiándonos a nosotros y nosotras mismas.

Debemos continuar apostando por la educación en valores como la igualdad desde la infancia, generando hombres y mujeres que tengan interiorizado el trato entre iguales como pilar fundamental y representan la generación que elimine el machismo y la violencia de nuestras vidas.

 

Sabemos que cada vez sois más los jóvenes que estáis en este camino, pero debemos seguir trabajando con adolescentes en campañas de identificación y prevención de Violencia de género. Tenéis que saber que el amor no duele, no es control, no es manipulación ni aislamiento. El amor es igualdad, respeto y libertad.

 

Luchar contra la violencia de género es invertir en la vida de las mujeres, en democracia para hacer un país de personas libres e iguales.

Hombres y mujeres hoy, leemos este manifiesto por todas las que estuvieron, por las mujeres que hoy están y por las que vendrán en el futuro.

 

¡¡Vivas, libres y unidas, nos queremos!!